EL CONOCIMIENTO UN PRODUCTO CAUTIVO ???

El conocimiento controlado por los sectores sociales predominantes esta vetado para ciertos individuos, organizaciones o incluso países, por diversos mecanismos que impiden o ralentizan el acceso y difusión del mismo, de modo que los criterios para la validación de los conocimientos, que le dan credibilidad y posibilitan la difusión masiva a través de los canales académicos, se encuentran bajo la dirección de ciertos conglomerados editoriales de los países desarrollados, quienes instauraron este sistema con parámetros por ellos establecidos, de forma de asegurarse la hegemonía editorial y del conocimiento generado, el cual sin pasar por sus procesos de validación pierde valor, del mismo modo la noción de copyright, derechos de autor a sido creado en estos países. El colonialismo y capitalismo en sus más viejos estilos continua vigente en este aspecto.

No en vano el termino “sociedad del conocimiento” es utilizado por primera vez por Peter Drucker, decisivo en la creación de la moderna corporación, en su libro "La sociedad post-capitalista" publicado en 1976 trata de generar una teoría económica donde el conocimiento se convierte en motor productor de riqueza, esto es en sí mismo un problema para los menos favorecidos, ya que este no es un bien de fácil obtención, necesita cierta inversión que no produce réditos en forma inmediata, entonces el ciclo de dominación se mantiene y agudiza, en la medida que los oprimidos continúan siéndolo, el acceso al conocimiento es restringido a aquellos que tienen el dinero para pagar a las editoriales, así como para comprar las herramientas tecnológicas adecuadas para obtenerlo.

¿Entonces el conocimiento produce riqueza o pobreza?

Lo primero es decir que consideramos que el mismo no es por-se un creador de riqueza o pobreza, si bien es necesario para el progreso, si no se aplica a un determinado proceso productivo, queda en eso. Es clave ver por ejemplo como las patentes de los países desarrollados citan investigaciones de países en vías de desarrollo, las cuales no han sido tenidas en cuenta por los aparatos productivos nacionales, algo de lo que hablamos en: “La apropiación del conocimiento por los países centrales”. Se ha convertido entonces en un bien de consumo, de producción, por obra y gracia de los conglomerados editoriales y los agentes de innovación.

Las formas para saltar estos mecanismos de apropiación de los países centrales se da a través esencialmente del acceso abierto y de nuevos procesos de validación creados por estos movimientos. Son ejemplos de estos nuevos mecanismos: la revisión por pares como método de validación, así como nuevos indicadores bibliométricos para medir la calidad e impacto de publicaciones (altmétricas por ejemplo) el copyleft, las licencias Creative Commons para proteger a los autores, al mismo tiempo que permiten el acceso y divulgación. La utilización de herramientas informáticas que facilitan la creación y difusión rápida del conocimiento como Repositorios Institucionales, redes académicas, revistas electrónicas, la publicación de pre-prints y su “arbitraje post publicación” como plantea Michael Eisen en: “Acoplando pre-prints y…” (que por cierto lo leimos en Scielo una realidad de Acceso Abierto desde hace unos 15 años) como una herramienta para hacer accesible rápidamente el conocimiento científico. Se ha hecho mucho y queda mucho por hacer, los bibliotecólogos tenemos bastante que decir en este aspecto, ya que en nuestras instituciones podemos incentivar la adopción de estas medidas, mostrando sus virtudes y ayudando en su implementación desde donde nos toca.

Comentarios